sábado, 28 de marzo de 2009

Al-Rusafi de Valencia (m. 1177)

¡Vuelve a llenar las copas!
La nube muestra la espada del relámpago
en los mechones de los torrentes.
Sereno como un bello pavo real
está el jardín sobre el que sopla el viento
diciendo, cuando el arco iris se dobla
bajo el negro ropaje de las nubes:
"Tomad vuestras provisiones
hasta que el tiempo amaine,
pues he prestado mis alas a la lluvia"

Valgan estos versos de bienvenida a un sábado tan primaveral como lluvioso.

3 comentarios:

Mery dijo...

Es una pena que esta entrada tan bonita se quede oculta por la de hoy (es lo que tiene esto de los blogs).Menos mal que me ha dado por indagar mas abajo.
He leído dos veces el texto y no hay verso que destaque sobre otro, son perlas todos ellos.
Gracias por dejarnos esta belleza.

MABS dijo...

Gracias Mery. La poesía árabe es realmente preciosa y aunque a veces su contenido pueda parecer frívolo o vacío, la forma nunca nos decepciona. Ojalá este cuaderno de bitácora sirva para descubrir a muchos una literatura que fue y es tan nuestra como la de Garcilaso o Luis Alberto de Cuenca, por citar sólo a algunos. A esta cuestión prometo dedicar muchas entradas. Y perdón por introducir de cuando en cuando, de domingo a domingo, algunas líneas a mi afición futbolera y xerecista. Un abrazo.

Mery dijo...

Por favor, este blog es cosa suya, caballero, y debe escribir de lo que le apetezca y le salga del ánimo.
Yo no entiendo de fútbol, pero habrá otros que sí y te lo agradecerán. Ya ves que a mí me bastó hurgar muy poquillo para encontrar esta perla. Esa es la vida y la magia del blog, la variedad intercalada.
Yo seguiré atenta a lo que aquí se publica, desde luego.Y tienes toda la razón: esta poesía es tan nuestro como toda la demás y que poquito la tenemos en cuenta.
Un abrazo