miércoles, 18 de marzo de 2009

La capital de Sidueña

En época andalusí, la primera capital de la cora o provincia de Sidueña fue la ciudad del mismo nombre. Algunos historiadores, al encontrar en las fuentes árabes la expresión madinat Šiḏūna, tradujeron Medina Sidonia. Pero el asunto ha traído de cabeza a todos los que estudiamos los anales de nuestra zona. ¿Y si traducimos la rección como "ciudad de Šiḏūna"? A los pies de la Sierra de San Cristóbal, justo donde se hallan las ruinas de la ciudad fenicia descubierta por Ruiz Mata en los años 80 del siglo XX, encontramos el pago de Sidueña. Curiosamente, algunas referencias en textos grecolatinos y, sobre todo, árabes, parecen situar en ese enclave a la antigua Asidon y su supuesta heredera andalusi Šiḏūna. Tras su ruina, la capital de la cora pasó a Jerez, llamada desde el siglo IX Šaris Šiḏūna. Jerez, sucesora de aquélla, alcanzaria su máximo apogeo a partir de finales del siglo XI. Desde el punto de vista intelectual, dio a las letras y las ciencias andalusíes un buen número de sabios. Leamos lo que nos dice el poeta Ibn Lubbal, al que acabamos de conocer en nuestra primera entrada, sobre uno de los lugares de esparcimiento de los jerezanos, cercano a la ciudad:

Oh cuán agradable es El Llano, en primavera o en otoño.
Los arroyos de agua parecen plata sobre guijarros, que se esparcen en el fondo como perlas relucientes.
Cuando su arena no está empapada de agua, nos gusta ir allí y prescindir del ámbar y los aromas.
Y hay unos higos que parecen pezones; pechos de vírgenes negras en sus pecheras.
Diríase que hay allí alcobas fulgurantes con novias reposando sobre estrados de seda
.

Ese Llano citado podría corresponderse con los actuales Llanos de la Ina, al sureste de Jerez.

(Trad. en BORREGO SOTO, Miguel Ángel (2008): "Poetas del Jerez islámico", AAM 15: 41-78)

2 comentarios:

AGL dijo...

La Yanna... Una amiga que tenía su parcela y suu finca de naranjos junto al Guadalete, en la Greduela, debía ponerle un nombre...
La Yanna, le sugeri, recordando el relato de Ibn Said sobre el Jerez musulumán..."Es una de las ciudades más deliciosas por dentro y por fuera que tiene Al-Andalus. La visité y disfruté mucho de ella. Uno de sus lugares de esparcimiento es la Yanna, que queda a la orilla del río y es un regalo para la vista. Y el prado del Brocado. Y el río Lakka, río placentero, con huertos en sus orillas y bonitas veredas, que parece un Guadalquivir en miniatura" .
A buen seguro que tus investigaciones y tus traducciones aportarán datos más precisos que nos harán admirar más esta tierra.
Enhorabuena por este blog, al que nos apuntamos ya. A.G.L.

Miguel Ángel Borrego Soto dijo...

Gracas, AGL por tu prometida visita. Ibn Said habla de este lugar e Ibn Lubbal e Ibn Giyat le dedican versos. Los de este último supongo que los habréis leído en la preciosa traducción de mi profesor Fernando Velázquez incluida en el Cádiz islámico de Juan Abellán. El nombre del lugar parece hispanogodo, y tal vez debía referirse a un llano junto al Guadalete. El nombre árabe, no obstante, ha dado el actual de La Ina, aunque acompañado curiosamente de esos llanos que tal vez fueran su nombre original. Bienvenidos a mi modesto blog y gracias por vuestras palabras.