jueves, 2 de abril de 2009

Sobre el origen de Jerez

Decía un par de entradas más abajo que el enclave de la Šiḏūna andalusí, heredera de la fenicia y romana Asido(n) y que localizo en Sidueña, terminó despoblándose y, por diversas razones, cediendo su hegemonía a Jerez, ciudad con la que llegó incluso a identificarse antes incluso de su completa ruina. Las causas más aceptables podrían hallarse en las sucesivas oleadas normandas y en el posible enfrentamiento entre la cúpula eclesial asidonense y la nueva jerarquía musulmana afincada en la región. Todo ello agravado por la fitna previa a la irrupción de los reinos de Taifas, provocaría el progresivo despoblamiento de Šiḏūna y el flujo de ciudadanos desde ésta y otros enclaves del entorno como Asṭah o Qalsāna hacia Jerez, una alquería situada en el centro de una fértil comarca agrícola próxima al mar –tal vez la antigua villa o civitas Cerit, que incluso acuñó moneda en época romana–.

Resulta además significativo que algunas fuentes de finales de los siglos X y XI denominen Šarīš Šiḏūna a esta emergente urbe que contaba ya con mezquita aljama. El hecho revelaría, con todas las reservas y objeciones que puedan hacerse, que desde un primer momento Jerez se identificó con su vecina Šiḏūna, de la que fue consecuencia y continuación. Así, leemos en al-Rāzī (Crónica, 57-8) que […] Xerez Sadunia es nombrada entre todas las cibdades de Espanya, et en ella ha todas las bondades de la tierra et de la mar; que si vos yo quissiese contar todas las bondades della et de su termino, non podria. Et las aguas non se dannan como otras, et la su fruta dura mucho. Et Xerez es tan buena que le non puede escusar en lo mas de Espanya […]. También Ibn Ḥayyān (Muqtabis II-1, 316-8) llama a Jerez de la misma forma –Šarīš Šiḏūna– en el fragmento dedicado al ataque normando a la zona del año 229 (=844), en tiempos del emir ‛Abd al-Raḥmān II (m. 238=852); y aún en el siglo XIII, Ibn Diḥya (Muṭrib, 97, 171 y 209) sigue haciendo lo propio cuando menciona el lugar al que pertenecía la alquería de Jarana y la ciudad de residencia del poeta y cadí jerezano Ibn Lubbāl (m. 583=1187-8): Šarīš Šiḏūna, la Xeres Sidonis, de Sidonia o Sedueña de las crónicas castellanas medievales.

2 comentarios:

Manupé dijo...

Que ignorancia la mia sobre Jerez y que suerte haber descubierto este blog. Interesante entrada, amigo del más allá (más allá del Puerto).

Por otra parte que alegría más grande al comprobar fehacientemente que el Cádiz C.F. es el equipo más antiguo de Occidente y si no que se lo digan al jerezano, poeta y encima socio cadí_sta de los buenos Ibn Lubbal.


Saludos.

MABS dijo...

Pues dicen las malas lenguas que este Ibn Lubbal era, además, letrista del carnaval islámico de Qadis.