viernes, 17 de abril de 2009

Y de Zamora a Toledo

Es cierto, tengo olvidado mi blog, pero eso es verdad sólo en parte. En Zamora apenas tenía acceso a internet y tampoco el tiempo suficiente para elaborar entradas de enjundia. Estaba de vacaciones y eso implica también dejar a un lado este tipo de aficiones. Además, sólo dos días después de nuestro regreso a Jerez, partí hacia Toledo para asistir a un seminario sobre epigrafía árabe a cargo de Virgilio Martínez Enamorado, al que dedicaré una entrada aparte.
Por ahora, me quedo con una de las cosas que más me han impresionado de mi periplo toledano: el llamado Museo de los Concilios Visigodos, que no había visitado en mis anteriores estancias en la Ciudad Imperial. Fundado en 1969, se halla en la iglesia de San Román, consagrada en 1221 por el arzobispo don Rodrigo Ximénez de Rada. El lugar es precioso y aúna estilos muy diferentes pero armoniosamente conjugados. La cabecera es puramente renacentista, debida a la reforma de Covarrubias del siglo XVI, y el resto del edificio conserva su antigua estructura interior de naves separadas por arcos califales que se apoyan sobre columnas con capiteles reutilizados de época visigoda. En mi modesta opinión, lo más hermoso del conjunto son las importantes pinturas murales del siglo XIII que cubren las enjutas e intradoses de los arcos, así como el muro de la nave de la epístola, el crucero y los pies de la iglesia. En ellas se unen los temas cristianos con motivos epigráficos, geométricos y vegetales propios de la decoración árabe: اليمن والاقبال, dice la inscripción que se repite una y otra vez. Un lugar inolvidable en el que lo de menos, curiosamente, son las piezas expuestas.

5 comentarios:

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Contenidos mejorados por el envase.

Mery dijo...

Tampoco yo conozco ese museo, mira por dónde. Esa decoración arabesca ¿no se la conoce como isebra? Tengo una vaga idea de mis años estudiantiles.
¿Qué quiere decir la inscripción? Me dejas en ascuas.

Un abrazo

MABS dijo...

Querida Mery, no sé si a lo que te refieres en realidad es a la sebka. A mí eso de isebra no me suena de nada. En cuanto a la eulogia de la inscripción, podría traducirse por "la buena suerte y la prosperidad".

Mery dijo...

MABS, cierto, es sebka. Mis recuerdos universitarios están ya muy lejanos, una lástima.
Qué bonita es la grafía árabe y su citas, por no hablar de su poesía en épocas doradas.

Buena suerte y prosperidad.

h3kt0r dijo...

Gran entranda, don MABS. Coincido de pleno con usted en sus observaciones referentes a las pinturas. Sin lugar a dudas, estamos ante una parada obligatoria para cualquier expedicionario que se decida a visitar la siempre preciosa "ciudad de las tres culturas".
Le felicito por su blog desde el corazon de castilla, y mas concretamente, desde su amada y venerada ciudad de Zamora.

Un saludo