domingo, 4 de octubre de 2009

Monedas califales en Medina Sidonia

El pasado 15 de septiembre se desveló el hallazgo de más de 200 monedas de plata de los siglos IX al XI en las obras que se están realizando en el castillo de Medina Sidonia, unos trabajos que confirman el origen romano de esta fortaleza.
Según informa el diario El País, las monedas corresponden a las etapas de los califatos de Abd al-Rahmán III, Al-Hakam II y Hisham II, entre los años 891 y 1013 y fueron acuñadas en Medina Azahara. De las 239 piezas halladas, unas 70 han aparecido en excelente estado de conservación. También salieron a la luz más de un kilo de fragmentos de otras monedas y restos de la bolsa de tela donde fue guardado el dinero. El tesoro estuvo oculto todo este tiempo en un agujero que contenía además numerosas piedras de pequeño y mediano tamaño. Los arqueólogos investigarán el contexto del hallazgo para determinar el fin con el que fueron escondidas las monedas.
Este importante descubrimiento aporta bastante luz al pasado islámico de Medina Sidonia, la que fuera fortaleza y luego ciudad (Madina) de Ibn al-Salim que, según las fuentes árabes, tomó su nombre del linaje de los Banu l-Salim, establecidos allí tras la destrucción de Calsana en el siglo XI. Precisamente los restos del alcázar árabe de Medina Sidonia se vienen fechando en esa misma centuria a juzgar por el tipo de material utilizado en su fosa de cimentación.

3 comentarios:

Mery dijo...

Este tipo de hallazgos me ponen siempre la piel de gallina, imaginando qué se debe sentir en el momento de sacar a la luz el pasado secular.
Tenemos una tierra muy rica. Igual que la sangre que corre por nuestras venas.

Gracias por contárnoslo

MABS dijo...

No te quepa duda, Mery, de que hallazgos como éste y otros más espectaculares nos están esperando en nuestra provincia de Cádiz. Esta zona tiene mucho que decir todavía a su aún imbricado pasado lleno de tópicos y especulaciones nada claras.

Mery dijo...

Perdona, Miguel Angel, no sólo me refería a Cádiz al hablar de nuestra tierra, sino a toda la península (de hecho yo soy madrileña y castellana por todas partes). Pero en mi fisionomía ya se nota la sangre mezclada de tantas culturas y razas.
No te digo mas que cuando viajo a algún país árabe me hablan en su lengua. Esto a modo anecdótico.

Sea como fuere, reitero mi agrado por el descubrimiento de estas monedas.
Un abrazo