domingo, 6 de diciembre de 2009

Puesta de largo de la epigrafía árabe de Jerez













Los días 10 y 11 de noviembre pasados se celebró en Murcia el Seminario Internacional "Epigrafía de al-Andalus y del Occidente Musulmán: estado de la cuestión y nuevas perspectivas de estudio". La organización corrió a cargo del Centro de estudios Islámicos y Medievales (Museo de Santa Clara de Murcia), y la sede de las ponencias fue el salón de actos del Museo Arqueológico de dicha ciudad.
Las jornadas contaron con la presencia de algunos de los mayores especialistas en epigrafía islámica y andalusí del momento, como el profesor Ludvik Kalus, de la Universidad de la Sorbonne, Virgilio Martínez Enamorado, de la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) Rafael Valencia de la Universidad de Sevilla, Jorge Lirola de la de Almería, Juan Antonio Souto Lasala, de la Complutense, o los profesores Lhajj Moussa Aouni (Université Sais de Fès) y Abdeljaouad Lotfi (Institut National du Patrimoine, Qayrawan, Túnez).
Todas las conferencias rayaron a gran altura y los presentes conocieron de primera mano la situación de los estudios epigráficos en los grandes conjuntos monumentales andalusíes, esto es, la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada o el Alcázar de Sevilla.
Miguel Ángel Borrego Soto, arabista e investigador del Centro de Estudios Históricos Jerezanos y de la Universidad de Cádiz, habló sobre el estado actual de las inscripciones árabes de la provincia de Cádiz, haciendo especial hincapié en las piezas custodiadas actualmente en el Museo Arqueológico de Jerez. La calidad de las estampillas y epigrafías de las cerámicas y lápidas jerezanas sorprendieron gratamente al numeroso público asistente, no sólo por su buen estado de conservación, debido al impresionante trabajo de los arqueólogos y restauradores del museo jerezano encabezados por su directora, Rosalía González, sino también porque confirman lo que las fuentes escritas árabes dicen acerca de la importancia económica y cultural que tuvo la ciudad de Jerez durante los siglos X al XIII. Del mismo modo, alguna de las inscripciones corroboran la tesis defendida por Laureano Aguilar sobre la fecha de construcción de la primitiva muralla de Jerez, siglos X-XI, sobre la cual se levantaría y ampliaría la posterior cerca almohade.

(Foto: Francisco Barrionuevo. Lápida almohade de la Puerta Real. Museo Arqueológico de Jerez)

No hay comentarios: