lunes, 7 de diciembre de 2009

Los sabios de Sharish Shaduna. Conferencia

El próximo miércoles día 9 a las nueve de la noche, en la Escuela de Hostelería, sita en la calle Einstein 5 del Parque Empresarial, tendrá lugar una sesión de su I Aulario Permanente de Historia. En esta ocasión será el licenciado en Filología Semítica e Hispánica por la Universidad de Granada, Miguel Ángel Borrego Soto, quien pronunciará una conferencia titulada Los sabios de Sharish Shaduna.

Debido a la escasez de noticias que contienen las crónicas sobre el Jerez islámico, ha sido imposible, hasta la fecha, trazar una historia de la ciudad sin caer en conjeturas y divagaciones a partir de los datos generales de la España musulmana. Esta precariedad dificulta, por ejemplo, la tarea de rescatar el nombre de sus gobernadores durante los siglos de dominación árabe en la Península y la de obtener, siquiera, una descripción física de su interior: calles, zocos, mezquitas, etc. Salvo contadas excepciones, Jerez suele presentarse en los textos como urbe de paso o como protagonista o espectadora de infinidad de episodios bélicos acaecidos en distintos momentos del devenir histórico de al-Andalus. Por otro lado, cuando es citada en obras geográficas se da simplemente una idea difusa de ella y sus exteriores. Con esta parquedad de información no resulta extraño que la deducción de algún investigador haya sido la de que Jerez era, en época islámica, una población eminentemente abocada hacia el ejercicio de las armas.

Aunque esta aseveración no carece de cierto sentido, se hacía indispensable elaborar una nómina de los sabios que nacieron, vivieron, fallecieron o desempeñaron su labor profesional en Jerez entre los siglos IX –en el que comenzamos a saber de los mismos– y XIV –fecha de muerte, ya en el exilio, de alguno de ellos–, para devolver a la ciudad su brillante e injustamente obviado pasado islámico, y darnos cuenta de que Jerez, además de guerrera, fue también un centro intelectual de innegable notoriedad durante, al menos, trescientos años. Para tal fin hemos manejado numerosas fuentes que han dado como fruto un listado con más de un centenar de ulemas vinculados a Jerez y su entorno a lo largo de las citadas centurias. Entiéndase que esta relación no es definitiva ni está cerrada, es más, debe servir como punto de partida para futuros estudios sobre el Jerez andalusí.

domingo, 6 de diciembre de 2009

Puesta de largo de la epigrafía árabe de Jerez













Los días 10 y 11 de noviembre pasados se celebró en Murcia el Seminario Internacional "Epigrafía de al-Andalus y del Occidente Musulmán: estado de la cuestión y nuevas perspectivas de estudio". La organización corrió a cargo del Centro de estudios Islámicos y Medievales (Museo de Santa Clara de Murcia), y la sede de las ponencias fue el salón de actos del Museo Arqueológico de dicha ciudad.
Las jornadas contaron con la presencia de algunos de los mayores especialistas en epigrafía islámica y andalusí del momento, como el profesor Ludvik Kalus, de la Universidad de la Sorbonne, Virgilio Martínez Enamorado, de la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC) Rafael Valencia de la Universidad de Sevilla, Jorge Lirola de la de Almería, Juan Antonio Souto Lasala, de la Complutense, o los profesores Lhajj Moussa Aouni (Université Sais de Fès) y Abdeljaouad Lotfi (Institut National du Patrimoine, Qayrawan, Túnez).
Todas las conferencias rayaron a gran altura y los presentes conocieron de primera mano la situación de los estudios epigráficos en los grandes conjuntos monumentales andalusíes, esto es, la Mezquita de Córdoba, la Alhambra de Granada o el Alcázar de Sevilla.
Miguel Ángel Borrego Soto, arabista e investigador del Centro de Estudios Históricos Jerezanos y de la Universidad de Cádiz, habló sobre el estado actual de las inscripciones árabes de la provincia de Cádiz, haciendo especial hincapié en las piezas custodiadas actualmente en el Museo Arqueológico de Jerez. La calidad de las estampillas y epigrafías de las cerámicas y lápidas jerezanas sorprendieron gratamente al numeroso público asistente, no sólo por su buen estado de conservación, debido al impresionante trabajo de los arqueólogos y restauradores del museo jerezano encabezados por su directora, Rosalía González, sino también porque confirman lo que las fuentes escritas árabes dicen acerca de la importancia económica y cultural que tuvo la ciudad de Jerez durante los siglos X al XIII. Del mismo modo, alguna de las inscripciones corroboran la tesis defendida por Laureano Aguilar sobre la fecha de construcción de la primitiva muralla de Jerez, siglos X-XI, sobre la cual se levantaría y ampliaría la posterior cerca almohade.

(Foto: Francisco Barrionuevo. Lápida almohade de la Puerta Real. Museo Arqueológico de Jerez)