sábado, 23 de enero de 2010

Ibn Shakil al-Sharishi

Abu l-Abbas Ahmad b. Shakīl al-Sadafī al-Sharīshī (Jerez, 578=1182-3—Jerez, 605=1208-9), renombrado poeta sufí y cadí jerezano, conocido como Ibn Shakīl, nació en Jerez el año 578 (=1182-3) y es, junto a sus paisanos Ibn Lubbal (m. 583=1187-8) e Ibn Giyat (m. 619 ó 620=1223), uno de los poetas más sobresalientes de Jerez durante la época almohade. Sin embargo, a pesar de la trascendencia de su poesía, son escasos los datos que conservamos sobre él. Es Ibn al-Abbar el que ofrece más pormenores, por ejemplo, su nasab o genealogía completa y los nombres de sus maestros en Jerez. En esta ciudad inició y completó su formación de la mano de su padre, Abū l-Hakam (m. 603=mayo 1207) e, igualmente, del valenciano Abu Abd Allah Ibn Maqasayr (m. 603=1206-7), a la sazón juez de Jerez, de quien aprendió lengua árabe, y de otro reputado personaje del momento, Abu Bakr Ibn Jalil de Niebla (m. 626 ó 627=1229-31), también al frente de la judicatura jerezana en vida de Ibn Shakil, del que recibió los fundamentos de la teología dogmática (ilm al-kalam). En la vecina Sevilla oyó hadiz de Abu l-Husayn Ibn Zarqun (m. 621=1224), hijo del destacado tradicionista jerezano afincado en Triana Abu Abd Allah Ibn Zarqun (m. 586=1190). En la misma Sevilla Ibn Shakil trabó amistad con el cadí Abu Hafs Ibn Umar al-Sulami (m. 603 ó 604=1206-8), quien lo introdujo en el arte de la poesía y, al mismo tiempo, le encomendó el cadiazgo de diversos distritos, de los cuales las fuentes no aportan el nombre. Ibn Shakil debía de reunir cualidades apropiadas para el cargo, pues según Ibn al-Abbar, era hombre recto e imparcial. Poco más sabemos de nuestro biografiado, pues las fuentes nada dicen acerca de sus posibles viajes al Magreb u Oriente, ni de los discípulos que pudo tener en su ciudad natal o en otras partes de al-Andalus. Ibn Shakil apenas llegaba a los 30 años [lunares] cuando murió, en Jerez, el año 605 (=1208-9).

Ibn al-Abbar afirma que conoció y llegó a manejar el Diwan de Ibn Shakil, del que seleccionó los mejores versos en su Tuhfa. Aunque los poemas de Ibn Shakil nos han llegado incompletos y dispersos en fuentes y antologías diversas, la profesora Hayat Qara los ha recogido en su monografía acerca de este personaje (pp. 31-89), reuniendo veintiséis piezas ordenadas por su letra de rima y entre las que abundan las casidas –quince en concreto– procedentes del Kanz al-kuttab (El tesoro de los secretarios), del jerezano Abu Ishaq al-Bunasi (m. 651=1253-4). El total de las composiciones de Ibn Shakil podría agruparse de la siguiente forma:

a) Panegíricos, entre los que se podrían mencionar las elegías a la muerte de su padre, su abuela materna y su hermano.

b) Casidas eróticas. Este grupo es el menos numeroso y algunos de sus poemas podrían incluirse en el apartado anterior, ya que en ellos, la descripción de una boca o una manzana sirve de excusa para introducir el tema erótico o amoroso.

c) Poemas descriptivos y de circunstancias, como éstos dedicados a unos baños:

Regalo para los ojos son sus ornamentos,

pues de finos brocados parecen revestirse sus salas.

En ellas contemplas un encuentro entre contrarios:

la tórrida llama y el intenso aguacero.

El baño derrama sus lágrimas con pasión,

como hace el loco enamorado.

La superficie de su suelo está cubierta de mármol,

y por él fluye un cristal que se eleva haciéndose vapor.

Su techo se asemeja al firmamento,

pero en lugar de estrellas tiene lucernas de vidrio.

Es una bóveda que se alza sobre columnas similares a las novias,

pues ahí las ves, coronadas en la altura.


BORREGO SOTO, “Ibn ³ak÷l”, Biblioteca de al-Andalus, 5, 187-8 (nº 1081)

No hay comentarios: