martes, 3 de agosto de 2010

Jerez andalusí. Producción intelectual (II)

El marcado cariz religioso del ambiente social y erudito del Jerez del siglo X resulta evidente. Al mismo tiempo y, como ya conocemos, Córdoba y oriente serían la referencia religiosa y cultural del momento; a estos puntos acuden a adquirir ciencia y formarse los alfaquíes de todo al-Andalus, incluidos los arriba reseñados y el resto de personalidades que habitaban Jerez por entonces, como Abu l-Manazil Firas b. Ahmad al-Majzumi (que aún vivía el 324=935-936) o Abu Muhammad Ibn Abi Awsaya (m. hacia el año 376=986-7).

Sin embargo, entre leyes y aleyas, al menos tres personajes de la élite jurídica y piadosa de la ciudad dedicaron parte de su obra a la poesía. Se trata de Abu l-Hakam Mundir b. Umar b. Abd al-Aziz al-Shiduni, natural de Sidueña pero afincado en Jerez, ciudad en la que murió el 334 (=945-6); y dos miembros de una misma familia: el alfaquí Abu Jalid Yazid b. Asbat, de los Banu l-Majzum, que dirigió la oración en Jerez hasta que murió, y su hijo Abu Yazid Asbat b. Yazid b. Asbat al-Majzumi, quien relevó en el cargo a su padre y que falleció a finales del año 392 (=noviembre de 1002). Son años de auge para Jerez, derivados de la bonanza económica de la región en tiempos de al-Hakam II (m. 366=976).

No hay comentarios: