domingo, 31 de octubre de 2010

Abu Ŷa‛far Ahmad Ibn Abī Muhammad al-Sharishi

De este personaje apenas tenemos información sobre su vida. El único dato de interés lo aporta Ibn Sa'id, quien le atribuye el cargo de visir del califa almohade ‛Abd al-Mu’min hacia el año 552 (=1157-8). De todas formas, al-Isfahānī desmiente esta aseveración afirmando que el nombre del verdadero ministro era Abu Ŷa‛far Ibn Atiya. Los únicos versos que conocemos del jerezano Ibn Abi Muhammad podemos leerlos en el Mugrib de Ibn Sa'id [Tawil]:

¡Por la belleza de la flor del haba,

haz que fluyan dos copas del mejor vino!

Me recuerda al blanco y negro de algunas palomas

y, a veces, a unos ojos azul intenso que están tristes.


Bibliografía: IBN SA‛ĪD, Mugrib, I, 304 (nº 217); AL-ISFAHĀNĪ, Jarīda, 438-9 (nº 114); AL-MAQQARĪ, NafÊ, IV, 64 (nº 11); BORREGO SOTO, M. A. (2008): "Poetas del Jerez islámico", AAM 15: 41-78.

Abu Yazid Asbat b. Yazid b. Asbat al-Majzumi

Poeta y hombre sabio, hijo de Abu Jalid Yazid b. Asbat al-Majzumi. Como en la semblanza de su padre, dice Ibn al-Faradi que era de la gente de Sidueña, aunque vivía en Jerez, ciudad en la que estaba establecida su familia y donde aprendió. Nada sabemos de su fecha de nacimiento, aunque debió de ser avanzada la primera mitad del siglo X.

Entre sus maestros, al único que podemos identificar es a su progenitor, Abu Jalid, jatib de Jerez, cargo en el que fue relevado por su propio hijo. Éste, a su vez, ocuparía el puesto hasta su muerte, acaecida a finales del 392 (=1001-2), seguramente en Jerez.

Permanecen inéditos cualquier casida suya o fragmentos de las mismas. No obstante, Ibn al-Faradi afirma que era poeta.

Bibliografía: IBN AL-FARADĪ, Ta’rīj, I, 106 (nº 281).

Abu Jalid Yazid b. Asbat al-Majzumi

Alfaquí y poeta que pertenecía a una ilustre familia de origen árabe afincada en la cora de Sidueña, los Banu l- Majzum, según revela su nisba “al-Majzumi”.

Afirma Ibn al-Faradi –sin facilitarnos un año de nacimiento– que era de la gente de Sidueña, donde debió de nacer a fines del siglo IX, aproximadamente. En Jerez, ciudad en la que se habría establecido en fecha también incierta, ejerció de jatib, cargo en el que le sucedió su hijo y discípulo Abu Yazid Asbat b. Yazid (m. 392=1001-2), como señala el propio Ibn al-Faradi en la semblanza de este último.

Poco más se sabe sobre la vida de este al-Majzumi, aunque por los versos que le dedicó su paisano y amigo Abu l-Hakam Mundir b. Umar al-Shaduni (m. 334=945-6), se podría afirmar que era querido y admirado por sus coetáneos. El breve fragmento elogia, con un largo apóstrofe, el linaje, la ciencia y la labor de nuestro personaje.

Aunque no es un hecho del que se dé noticia, falleció probablemente en Jerez, donde residía, hacia la segunda mitad del siglo X. En cuanto a su obra, no se conservan casidas ni versos suyos, aunque uno de los calificativos que le otorga Ibn al-Faradi en su biografía es el de poeta.

Bibliografía: IBN AL-FARADĪ, Ta’rīj, II, 196 (nº 1610); BORREGO SOTO, M. A. (2008): "Poetas del Jerez islámico", AAM 15: 41-78.